1 As The Lights Go Down

2015, Rum Runner Club, Múnich

“Out of the tar plains, the glides are moving

All looking for a new place to drive

You sit beside me, so newly charming

Sweating dewdrops glisten freshing your side”

 

– Canta muy bien ¿No crees? – Preguntó John refiriéndose al chico que cantaba sobre el pequeño escenario del club que visitaron esa noche

– Nah – Respondió Tom sin ganas – Te gusta solo porque canta una canción de la banda de tu padre, no es la gran cosa – añadió con desprecio

– No es cierto – rio el otro – De verdad, canta muy bien

Tom y John eran “los mejores amigos del universo”, se conocieron cuando ambos tenían 15 años gracias a un amigo en común, Georg Listing.  Pasó muy poco tiempo para que Tom y John se convirtieran en amigos inseparables, en “hermanos de distinta sangre” como gustaba decir Tom.

Compartían muchos intereses.  Uno de ellos y el más importante para ambos, su amor por la música.  Tom siempre soñó con ser músico, a los 11 años compró su primer guitarra, ahorró el dinero que le daban sus padres para el almuerzo de la escuela ya que sus padres no podían regalarle una, no porque no quisieran, sino porque no tenían suficiente dinero para gastarlo en una guitarra.  Por otro lado, John al ser hijo del bajista de una de las bandas más exitosas de la década de los 80, mostró interés por la música casi desde que era un bebé, su padre, John Taylor, encantado de que su hijo quisiera seguir sus pasos en la música, le enseñó a tocar el bajo y la guitarra, también le pagó clases de canto y piano, convirtiendo a su hijo en un músico muy completo.

A los 5 meses de conocerse, Tom y John decidieron formar una banda de rock junto con su amigo Georg.  Tom como guitarrista, Georg en el bajo y John, quién tuvo que ceder el lugar de la guitarra y el bajo ya que sus compañeros no eran buenos cantantes, se quedó con el puesto de vocalista. Solo faltaba el baterista, para ocupar ese puesto, llegó Gustav Schäfer, hijo de una amiga de la madre de Georg.

Ya tenían a todos sus miembros, ahora solo faltaba el nombre.  A pesar de tener un cuaderno lleno de un sinfín de nombres, no podían elegir uno en concreto.  Querían un nombre que sonara “cool” y original, algo tan original como “Duran Duran, Aerosmith, Bon Jovi, Depeche Mode”.   Después de una semana de deliberación se decidieron por “Tokio Hotel”.

 

– Bien, ahora solo falta los más importante – rio John – Un contrato

John le pidió ayuda a su padre y en cuestión de 6 meses ya empezaban a grabar su primer álbum con EMI MUSIC UK, el cuál comenzaría su nueva aventura y los lanzaría a la fama convirtiéndolos en los ídolos adolescentes de Europa y luego del mundo entero.

Lo que vino después fue una locura.  Mujeres, drogas y alcohol era lo que les esperaba en cada lugar que pisaban, pero a ellos no les molestaba en lo absoluto, amaban que los idolatraran, que gritaran por ellos, se sentían los dueños del mundo.  Chicos de 15 y 16 años que tenían el mundo a los pies, pero eso no duraría para siempre.

– Vámonos ya – dijo Tom con tono cansino – No soporto estar aquí ni un segundo más

– Oye espera – dijo John tomando en un solo trago lo que quedaba de su bebida – Tal vez pueda conseguir el número de ese chico, lo quiero en mi cama

Escritora del fandom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.